La religión cortó el futuro de Carlos Roa

Cuando hablamos de Carlos Roa, hablamos de un portero que no llegó a triunfar en un equipo grande porque él no quiso, ya que prefirió abandonar el fútbol para dedicarse a la religión como sacerdote, en vez de seguir con su gran carrera como guardameta.

No hablamos de cualquiera, “el lechuga” fue nombrado mejor portero del mundo en los últimos años del siglo pasado. Jugó en Racing de Avellaneda y Lanús, pero su gran momento llegó cuando cruzó el charco y llegó a las filas del Mallorca, siendo parte clave en las grandes temporadas del conjunto entrenado en aquellos entonces por Héctor Cuper. Finalista de Copa del Rey y Recopa de Europa, campeón de Supercopa, premio Zamora en 1999 y portero indiscutible de la selección argentina, en la que varias veces le aclamaron como héroe.

carlos roa

Roa defendiendo la elástica albiceleste. Foto: diariouno.com

                                                                                               En el Manchester United se marchaba el mítico Peter Schmeichel y los “red devils” habían puesto sus ojos en Roa, pero ni una oferta millonaria le hizo cambiar su idea de dejar el fútbol con tan solo 29 años para ser sacerdote de la Iglesia Adventista del Séptimo día.

El argentino estuvo un año en el retiro, pero decidió volver a los terrenos de juego porque echaba de menos el balón, aunque eso sí, con unas condiciones. Los días que el Mallorca jugase en sábado el no disputaría los partidos porque era día de descanso y oración, y así fue. Roa defendió la portería mallorquina, incluso llegó a jugar la Champions con el conjunto balear, pero ya no era el de antes y acabó por irse a un equipo más modesto como el Albacete, donde se le recuerda con mucho cariño porque fue el portero del ascenso a primera y porque sufrió un cáncer testicular que le obligó a dejar de nuevo el fútbol. Carlos Roa se recupero y volvió a su país para retirarse en el Olimpo de Bahía Blanca.

Nunca sabremos cómo podría haber sido la vida de este gran guardameta si hubiese fichado por el Manchester United, pero él no se arrepintió en ningún momento de su decisión y ahora se dedica a ser entrenador de porteros, y a la religión, aunque ya ha confesado que en menor grado.

@VictorDebate

Imagen destacada: http://rcdm.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s