El nuevo destino de Ronaldinho

Ronaldo de Assis Moreira, Ronaldinho, es un jugador de otra época, de aquella donde lo que pasaba fuera de la cancha no importaba mientras la fantasía se conservara en el rectángulo verde. Ajeno a estos días de súper profesionalización del deporte, su conocido gusto por la fiesta y las mujeres terminó afectando una carrera futbolística marcada por un talento extraordinario y una alegría por el futbol poco vista hoy en día.

Durante su carrera tuvo muchas casas y conquistó numerosos títulos. Del Parque de los Príncipes en París con el PSG a San Siro de Milán vestido de Rossoneri, pasando por el Camp Nou barcelonés donde vivió sus mayores glorias. Con una ovación de pie en Madrid por parte del Santiago Bernabéu, ganada a través de su talento, su magia y dos goles memorables. Con una Champions League levantada en el Stade de France.

Regresó a su Brasil natal para jugar en Maracaná con el Flamengo de Río de Janeiro  y posteriormente conquistar una Copa Libertadores con los colores de Atlético Mineiro en Belo Horizonte. Es uno de seis jugadores en conquistar Champions y Libertadores, los máximos torneos continentales a ambos lados del Atlántico.

Cuando todo indicaba que el siguiente paso era una liga millonaria como la Estadounidense, Qatarí o la recién instituida Premier Hindú, el astro brasileño volvió a sorprender a todo el mundo. El 5 de septiembre firmó por los Gallos Blancos de Querétaro, México. La carrera del brasileño bien vale la pena hacer un recuento de lo que será su nuevo estadio, su ciudad y su equipo.

El Estadio

Su nueva casa será el Estadio Corregidora de Querétaro, nombrado en honor a una de las heroínas de la Independencia Mexicana, recién celebrada en su 204 aniversario, Josefa Ortiz de Domínguez. Fue inaugurado en 1985 para albergar la Copa del Mundo de 1986. Acogió a la selección alemana durante la primera ronda, quienes construyeron una casa hogar que siguen manteniendo y además fueron finalistas de aquella justa. En ronda de octavos de final 38,500 aficionados presenciaron una de las mayores exhibiciones de la Selección Española hasta antes de los éxitos iniciados en 2008. El 18 de junio la Furia Roja aplastó a Dinamarca por 5 a 1, con una impresionante labor de Emilio Butragueño. El 7 marcó cuatro goles para entrar en la historia de los mundiales.

Obra de un arquitecto local, Luis Alfonso Fernández Siurob, tiene una marcada influencia del Estadio Azteca. Para todo aquel que conozca el Coloso de Santa Úrsula del DF notará las similitudes apenas acercarse al estadio queretano. Con forma de óvalo posé dos niveles de gradas separadas por un nivel intermedio de palcos. Es el octavo estadio más grande de México con capacidad para algo más de 45 mil espectadores. Con una visibilidad casi perfecta desde cualquier punto, su comodidad tanto de acceso como de movilidad, su recién instalada pantalla gigante y diversos servicios es sin duda uno de los mejores estadios mexicanos.

Más allá de aquellos partidos del México’86, la Corregidora guarda pocas gestas deportivas dignas de recordar. Antes de aquel Mundial se disputó sobre su césped el tercer partido de desempate del campeonato nacional de 1985 entre el gigante millonario América y el equipo representante de la Universidad Nacional Autónoma de México, los Pumas. El cuadro estudiantil es lo otrora mayor cantera de México y representa, o representaba, el esfuerzo, la juventud y la entrega en oposición al poder del dinero y mediático del América, propiedad de la familia Azcárraga, dueños de Televisa. A ese partido se le conoce como la Noche Negra de Querétaro. El árbitro Joaquín Urrea decretó al minuto 10 de juego un penal a favor del América por una mano más que discutida. Apenas unos minutos después, en una jugada idéntica en el área contraria decide no decretar un penalti que hubiera significado el 1 a 1. El América terminó siendo campeón. La evidencia de las jugadas, aunada al poder económico del Club América dio paso a las sospechas de la compra del árbitro, situación que mucha gente sigue dando por cierta hasta hoy en día.

Lejos del mundo del futbol, el inmueble queretano fue testigo de un acontecimiento social y cultural que sería un hito en la historia mexicana. En 1985 México era una sociedad reprimida bajo el yugo de un gobierno autoritario catalogado por el escritor Mario Vargas Llosa como la “dictadura perfecta” del PRI (Partido Revolucionario Institucional). Era un país “democrático”, con una buena imagen internacional, con riqueza y con elecciones supuestamente libres pero en las cuales era imposible que el partido del gobierno saliera derrotado. En 1988 un movimiento de izquierda consiguió la victoria, reflejada en diversos periódicos. Se produjo un “recuento” que dio como ganador al candidato oficial, perpetuando por otros seis años el poder del PRI. El pueblo mexicano despertaba del letargo y comenzaba a tener la sensación de que podía cambiar las cosas.

La Ciudad de México empezaba a ser el gigante que es hoy, las libertades y carácter progresista que tiene hoy en día se gestaba en el subsuelo. Estaban prohibidos los conciertos de rock, ni siquiera se permitían los bares para que los jóvenes escucharan ese tipo de música y solo una estación de radio programaba música “para chavos”.

En medio de ese clima de represión, en 1989, unos empresarios decidieron realizar un concierto de Rod Stewart en el país. Ante la imposibilidad de realizarlo en la capital se decidió hacerlo en Querétaro, en el Estadio de la Corregidora. Querétaro era una pequeña ciudad en busca de desarrollo y progreso.

La juventud, del DF y de otras muchas localidades, se precipitó hacía la pequeña ciudad para un evento nunca antes visto en sus vidas. Los dos carriles de la autopista que conecta el DF con la capital queretana eran una fiesta que se movía a baja velocidad. Autobuses y coches particulares iban llenos de jóvenes dispuestos a vivir la libertad de un concierto de rock.

Cómo era común en todo el mundo en aquella época, hubo altercados con la policía, gases, golpes y caos. De una forma u otra la gente ocupo el césped y las gradas en espera del músico británico.

La recepción y la atmósfera que se vivió aquella noche causaron que el público mexicano fuero adquiriendo el título subjetivo de “mejor público” para un concierto. Rod Stewart recibió un cariño que tal vez no iba dirigido a su persona, sino que se trata de un grito de libertad, miles de jóvenes deseosos de una vida que ellos lucharon para que las generaciones que les continuamos pudiéramos disfrutarlas.

Un territorio prácticamente virgen en cuanto recuerdos futbolísticos, idóneo para que Ronaldinho le regale a la fiel afición queretana sus mejores noches.

El equipo

El escudo en su nueva camiseta tiene muy poco peso histórico. Surgido en 1950, el Querétaro ha cambiado en varias ocasiones de dueños, numerosos descensos y peor aún, ha desaparecido y reaparecido a base de compra de franquicias de otras partes y trasladadas a la ciudad. La última fue a manos de Amado Yáñez, propietario del Grupo Oceanografía. En España el empresario y su grupo tuvieron cierta relevancia por el intento de compra del Alcorcón. Afortunadamente dicha venta no se concretó, ya que hace meses el empresario ha sido acusado de corrupción relacionada con PEMEX, paraestatal mexicana dedicada al petróleo.

Hoy en día el propietario del Club es el Grupo Empresarial Ángeles de la familia Vázquez Raña. Dueños de los Hospitales Ángeles, los más importantes del país, medios de comunicación (Grupo Imagen), los hoteles Camino Real y ahora un equipo menor de futbol.

Deportivamente, el Querétaro FC se ha transformado en un equipo elevador en la última década con dos descensos consumados y uno tercero, en 2013, evitado por la compra de un equipo en sustitución del descendido. Una sola oportunidad han calificado a la liguilla por el título, dejando en el camino a un histórico como son las Chivas de Guadalajara y cayendo en semifinales.

Dinho llega con la consigna de clasificar a los Gallos a la liguilla y convertirlos en un equipo protagonista.

La Ciudad  

Después de vivir la fiesta de diversas capitales del mundo su nuevo destino parece estar fuera de sus parámetros. La pequeña ciudad mexicana se encuentra al norte del DF, a poco menos dos horas en carro. Es una ciudad con fama de conservadora, recatada y apegada a las tradiciones católicas. Su mayor joya arquitectónica es un imponente Acueducto de más de un kilómetro de largo y 28 metros de alto de inspiración romana y que recuerdan de cierta manera al Acueducto de Segovia. El centro de la ciudad es Patrimonio de la Humanidad, sus enormes casonas coloniales y sus imponentes iglesias están estrechamente ligadas a la Independencia de México.

Es uno de los mayores polos de desarrollo del país y punta de lanza de la rica región del “Bajío”, enclavada en el centro de la República Mexicana. Tiene una población de 600 mil habitantes. Su vida diaria transcurre por plazas con cafés y bares con terrazas donde Dinho podrá conocer a bellas mujeres de ojos claros, cabelleras rubias y lindas figuras, algo común en esta zona. Tranquila, callada y mucho más segura que otras regiones del país. La vida nocturna, punto fundamental para Ronaldinho, está marcada por grandes antros (discotecas) donde se da cita la gente más refinada y con dinero de la región.

Los poblados cercanos, muchos de ellos catalogados como Pueblos Mágicos de México por su misticismo e importancia cultural, están llenos de fiestas locales, protagonizadas por la fiesta de la Vendimia de Vinos y Quesos de Tequisquiapan. Pequeño poblado colonial a tan solo 20 minutos en automóvil. Sin el glamour de París y Milán y sin la fiesta descontrolada de Río, el sonriente brasileño conocerá una fiesta más discreta, más recatada aunque con algunos lugares más desenfrenados lejos de las luces y la atención del gran público.

 

Gente como Butragueño y Pep Guardiola ya terminaron sus carreras en pequeños equipos mexicanos, con el resultado de una final de liga disputada por parte del Buitre y sus Toros de Celaya.

Ronaldinho llega con la consigna de llevar a los Gallos a ser protagonistas del futbol mexicano. Su calidad y fama ya han atraído los reflectores. El primer objetivo es clasificarse a la liguilla y tratar de alcanzar la final de la Copa MX.

La ciudad ya tiene a su residente más ilustre y cosmopolita de la historia, probablemente también a su fiestero más salvaje hasta el momento. Ahora esperan tener sobre al césped al jugador que llene de magia y gloria a la vieja Corregidora.

@Gerzu

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s