Otra Copa, por favor

El pasado miércoles ocho de octubre dejaba una imagen que llamaba la atención. La situación era esta, antes de que empezara el entrenamiento de la selección española Ángel María Villar se situaba dentro del banquillo y a su alrededor todos los jugadores de la selección.

El tema era el calendario y la Copa del Rey. Casillas y los jugadores del Barcelona fueron los que lo pusieron sobre la mesa. Al presidente de la Real Federación Española de Fútbol le expusieron los jugadores que cada año la exigencia del calendario es mayor y que hay que poner control a algo que al final acaba por pasar factura. De hecho, en el pasado Mundial tuvo su cuota de culpa de lo sucedido.

Apareció la posibilidad de jugar la Copa a partido único, algo que ya se experimentó hace años y que tuvo como consecuencia un sinfín de batacazos de los equipos grandes. Villar quiso dejar claro desde el primer momento que la Copa tiene que ser un torneo especial y al que se debería cuidad de forma especial. «Es la gran fiesta del fútbol español», dijo el presidente de sus jugadores.

Quizá pueda interesarte “Esos horarios locos”

Como respuesta a la petición de los internacionales que juegan en España de plantear el regreso al modelo de partido único, Villar señaló a los jugadores que esa idea a él no le desagrada, pero que son los clubes los que no la quieren. Unos, los grandes, por el enorme riesgo deportivo que supone; otros, los pequeños, porque pueden perder una fuente de ingresos importantes en sus dañadas arcas.

Además, los futbolistas que juegan en la Premier recordaron a sus compañeros el peligro que supone ir a campos de equipos pequeños a jugarse una competición de tanto prestigio en solo 90 minutos en estadios que muchas veces son verdaderas ratoneras.

Pero la idea de otra Copa viene de tiempo atrás, hace cuatro años dos presidentes clamaron contra el todavía vigente sistema de competición de Copa, Del Nido y Fernando Roig buscaban de dar un aliciente económico para la Copa, como sucede en la Champions y la Europa League, de éstos últimos cuenta cada día con más adeptos. El campeón de la competición se llevaría 1.400.000 euros.

El proyecto de Fernando Roig y Del Nido era el de dejar unos 15 millones de euros de los 850 millones que se espera sacar por televisión el fútbol profesional. El reparto sería el siguiente: 100.000 euros por equipo en dieciseisavos; 200.000 por octavos; 400.000 por cuartos; 800.000 para los semifinalistas. 800.000 para el finalista y 1.400.000 para el que ganase la competición. El dirigente del Villarreal explica la idea: “Aparte de revitalizar la competición, como mínimo se repartirían setecientos mil euros entre equipos de segunda B y tercera”. Aparte está el dinero de la Federación.

Siempre habrá fórmulas para revitalizar la Copa, una competición cada vez más defenestrada. La pelota está en el tejado de la Federación, y es ella quien puede forzar un nuevo camino para la competición copera. Esperaremos (sin esperanzas) un desenlace positivo.

@JJMont3ro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s