El día que un jugador del Rayo ‘marcó’ el mejor gol de la historia

Probablemente sea uno de los tantos que más veces se ha visto por televisión, uno de los más repetidos. Es más, ¿hay algún aficionado a este bendito deporte que aún no haya contemplado la obra que creó Diego Armando Maradona el 22 de junio de 1986? Ese desconocimiento, considerado blasfemia en la iglesia maradoniana, llega a un grado similar al de un amante del arte que nunca ha visto el ‘Guernica’ de Picasso.

Del gol se han contado muchas cosas, muchas anécdotas, de las que un servidor se queda con la que evoca Jorge Valdano. Nada más llegar al vestuario, el ‘Pelusa’ se acerca al propio Valdano para disculparse por no haberle pasado el balón en la antológica jugada. “ Quería pasarte la pelota, pero no encontré hueco”. “¿Es que me estabas viendo?”, le pregunté asombrado. “Claro” –me respondió- “saliste como apoyo a la altura del segundo poste, pero no podía pasártela”.

Todo esto es sobradamente conocido, lo que tal vez la gente desconoce es que hay una parte de esa jugada que no se gestó el cabeza de ‘D10s’. De sus siete hermanos, dos llegaron a ser jugadores, aunque en ambos casos acabaron siendo más conocidos por su parentesco con el ‘Pelusa’ que por sus triunfos o éxitos deportivos. Uno de ellos fue Hugo Hernán, al que en casa le llamaban el ‘Turco’. En España su fama fue fugaz, pero en la barriada madrileña de Vallecas pueden presumir de haberle visto defender la camiseta franjirroja. Fue en la temporada 1989-1990, en la que llegó a anotar tres tantos en 29 partidos.

Ni en su paso por el Rayo ni en otros clubes como el Ascoli, el Rapid de Viena o el Brown de Arrecifes, en el que acabó retirándose, vieron a un jugador deslumbrante. Sin embargo, a él hay que agradecerle, en buena medida, que la jugada del ‘barrilete cósmico’ ante Inglaterra acabara en el fondo de las mallas. Lo relata el propio Maradona en su biografía ‘Yo soy el Diego’. Seis años antes, el ‘Pelusa’ comienza a hacerse indiscutible en la albiceleste. En ese trayecto hacia la cima del fútbol mundial, el ‘Flaco’ Menotti decide alienarle en la catedral del balompié, en Wembley, para jugar un amistoso ante Inglaterra. La victoria cayó del lado de los pross, pero Maradona dejó una jugada, marca de la casa, que tiene grandes similitudes con lo que acontecería en el Estadio Azteca:

“Aquello que me pasó en Londres ese 13 de mayo de 1980 me sirvió para acertar, seis años después, y meterles el mejor gol de mi vida: en Wembley los gambetié a todos, igual, pero en vez de gambetear al arquero definí antes… Y se fue así del palo. Mi hermanito, el ‘Turco’, que tenía 7 años, me dijo que me había equivocado. Y en el Mundial de México me acordé de su consejo”. En otras palabras, cuando Víctor Hugo Morales decia eso de ‘ta ta ta’ al ver a Maradona regatear a Shilton estaba haciendo feliz a Hugo Hernán y al resto de todos los argentinos. Bendito consejo.

@Franciscoquiros

Imagen destacada: marca.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s