La antigua Copa de Europa

Ayer comenzó la vigésimo segunda edición de la UEFA Champions League, ó Liga de Campeones, retoño de la que muchos siguen llamando Copa de Europa. Pero poco tiene que ver el formato actual con aquella competición, compuesta íntegramente por los campeones de liga de los países integrados en la UEFA . La Copa de Europa hubiese cumplido en primavera cincuenta y nueve años. Fue una odisea en su día, cuando los transportes y los medios de comunicación todavía daban sus primeros pasos en cuanto a extensión y rapidez se refiere. Parecía un reto difícil de alcanzar sobre todo por el problema logístico que suponía. Todo comenzó en abril de 1955, en un hotel de París. El objetivo: vender más periódicos.

Gabriel Hanot

Gabriel Hanot

En Europa ya existían algunas competiciones de clubes, a pequeña escala, como la Copa Latina, que enfrentaba a los campeones de Portugal, España, Italia y Francia, y la Copa Mitropa, competición creada en 1927 que concentraba a los principales equipos del centro y del este de Europa. El principal ideólogo y padre de la futura Copa de Europa tiene un nombre propio: Gabriel Hanot, editor del periódico francés L´Equipe. Hanot propuso crear una competición europea de clubes en marzo de 1955, aprovechando el Congreso de Viena en el que se creó la UEFA. El propósito del francés era establecer un campeonato que se jugara los miércoles con el fin de incrementar las ventas de su periódico entre semana. Además, en Europa se especulaba sobre cuál era el mejor club del continente. Los ingleses afirmaban que el Wolverhampton era superior a los demás, mientras que la prensa especializada apuntaba a otros candidatos, como el A.C. Milan, el F.C. Barcelona o el mismo Real Madrid. En una hábil estrategia que pretendía poner fin a tales disputas, con la doble intención de aumentar las ventas de L´Equipe, monsieur Hanot ideó una serie de enfrentamientos para coronar al mejor equipo europeo. La propuesta no tuvo demasiada aceptación, en especial por la existencia de la Copa Mitropa y por la indiferencia que mostraba la UEFA, por lo que Hanot buscó el apoyo de los clubs que contaban con más prestigio.

Si un equipo fue crucial en la creación del campeonato ése fue el Real Madrid. Santiago Bernabéu mostró un inmediato interés por el proyecto, por lo que viajó a París junto a Raimundo Saporta, por entonces Tesorero del club, donde se reunieron en el Hotel Ambassador con Hanot y los representantes de los equipos europeos más importantes. El acuerdo fue casi inmediato y, pese a pequeñas discrepancias en el aspecto financiero, el encuentro concluyó con un sorteo entre los clubes invitados para establecer los enfrentamientos de la primera ronda eliminatoria. Dicho sorteo no fue definitivo hasta meses después debido al rechazo de algunos clubes invitados y, en especial, por la negativa a participar del Chelsea, que no formó parte de los dieciséis clubes integrantes alegando problemas de calendario en su campeonato liguero.
La UEFA, por su parte, aceptó a regañadientes la idea de Hanot, pero prohibió que apareciera la palabra “Europa” en el nombre de la contienda, que acabó siendo bautizada como Copa de Clubes Campeones Europeos. La UEFA también creó un campeonato paralelo propuesto por aquellas ciudades que celebraban ferias anuales de comercio: la Copa de Ciudades en Feria, estableciendo de forma oficial los que serían los tres torneos continentales: la Copa de Clubes, la Copa de Ferias y la Copa Mitropa. El organismo también exigió que sería la propia UEFA la encargada de organizar y supervisar el torneo y que, a su vez, los clubes participantes debían contar con el beneplácito de sus respectivas federaciones.

El primer partido de la Copa de Clubes Campeones se celebró el 4 de septiembre de 1955, en Lisboa, entre el Sporting de Lisboa y el Partizán de Belgrado, que se saldó con un empate a tres en el partido de ida. El campeón de esta primera edición fue el Real Madrid, quien venció al Stade de Reims, en cuyas filas se encontraba uno de los estandartes madridistas de los años venideros, Kopa, quien había sido fichado por Saporta antes de la final. La competición fue rebautizada como Copa de Europa al año siguiente, en 1956, manteniendo su nombre y formato hasta 1992. El resto de campeonatos corrieron distinta suerte: la Copa de Ferias acabó convirtiéndose en la Copa de la UEFA, precursora de la actual Europa League, mientras que la Copa Mitropa perdió importancia después de la II Guerra Mundial y se convirtió en un torneo destinado a los equipos de segunda y tercera división de distintas ligas europeas. Su última edición, como también ocurrió con la Copa de Europa, fue en 1992.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s