“Pinochet sanguinario, Panatta millonario”

tenisitalia

Este era el grito estrella, que los comunistas y exiliados chilenos profirieron frente a la Federación italiana de tenis, en las distintas protestas que realizaron, para tratar de que el equipo de Copa Davis de Italia, no jugara la final del año 1976 frente al combinado sudamericano.

Recordemos que en 1976, la dictadura de Augusto Pinochet en el país andino, estaba en pleno apogeo, por lo que la indignación que provocaba en el ámbito internacional era muy importante también, recordemos que tres años antes, la selección de fútbol de la Unión Soviética rehusó jugar en suelo chileno, el partido de vuelta de su eliminatoria de repesca clasificatorio para el mundial de Alemania 1974, suceso que se repitió tres años después, en este caso con motivo de las semifinales de la Copa Davis, que debían enfrentar a soviéticos y chilenos, cosa que no fue así por razones políticas.

De todos conocido era el hecho de que Moscú, no reconocía al régimen de Augusto Pinochet, como se demostró cuando no dejo ir a la selección de fútbol a jugar a Chile el partido de vuelta de la citada eliminatoria, pero en esta oportunidad el Kremlin fue mas allá, enviando un comunicado a la Federación Internacional de Tenis donde manifestabasu indignación por los horribles crímenes cometidos por la Junta militar de Chile, país donde reina el terror sangriento y los derechos humanos son gravemente violados”. En el escrito se recogía además su no disposición a recibir al conjunto chileno en territorio soviético, así como su negativa rotunda a jugar la final en terreno neutral. A lo que Chile respondió resaltando su disposición a jugar la semifinal, en tierras soviéticas o donde la Federación Internacional de Tenis decidiera, tras una serie de reuniones al mas alto nivel internacional para intentar destrabar la situación, finalmente se consumo la negativa soviética a jugar la semifinal, circunstancia que les acarreo una fuerte sanción en forma de una multa económica y la no participación en la Copa Davis por un periodo de dos años, por el desaire cometido hacia el equipo chileno.

Por otra parte, Italia venció a Australia en la otra semifinal disputada en territorio europeo, siendo así la rival de Chile en la final de la Copa Davis, dando así pie al inicio de esta historia, la cual empieza con la fuerte oposición de buena parte de la sociedad italiana, encabezada ni más ni menos por Giulio Andreotti, líder del gobierno italiano. Mientras se producía este debate interno en la sociedad italiana, un suceso agrio fuertemente la situación, la muerte el 21 de Septiembre del antiguo canciller chileno Orlando Letelier y su secretaria americana Ronnie Moffit, tras explotar una bomba adosada a los bajos del coche del dirigente de Unidad Popular, hecho que se atribuyo al régimen de Pinochet, circunstancia que con el tiempo acabo corroborándose.

Este hecho endureció la postura del gobierno de Andreotti, el cual tenia mucha influencia sobre la Federación de tenis italiana y sobre el CONI, la cual intento ejercer para que el equipo italiano no jugara, amparado en razones políticas. Mientras tanto, se sucedían las protestas para que esa final no se celebrara con continuas manifestaciones, por otro lado el equipo italiano mostró sus deseos de jugar, valga como muestra las palabras de Panatta:  “No es con Pinochet con quien voy a hacer un peloteo”. Para desenredar la situación hubo reuniones muy discretas al mas alto nivel, y finalmente tras la autorización de la Cámara de Diputados, solicitada por el ministro de Turismo y Espectáculos de Italia, Darío Antonizzi, el equipo italiano pudo preparar la final en paz así como preparar su viaje a territorio chileno. Mientras tanto en Chile, iba aumentando la temperatura ambiental de la final, así como de su organización, recordemos que este era el evento más importante que había organizado Chile en toda su historia, dejando de lado el mundial de 1962, sé amplio la capacidad del Court Central del estadio Nacional, que paso de 4.500 a 6.000 espectadores, se nombro al argentino Enrique Morea como juez arbitro de la final…

Aun así no estuvo nada clara la celebración de la final, solo cuando Corrado Barazutti, Paolo Bertolucci y Antonio Zugarelli, se inscribieron a un torneo organizado por la Federación Chilena que se celebraría la semana antes de la final, se tuvo claro que esta se iba a celebrar. De todas maneras, la efervescencia y la ilusión por la posible victoria pudo con todo, como bien recordó Patricio Cornejo, miembro del equipo chileno que jugo aquella final: “Había una gran efervescencia, y era puro tenis no más, en las radios, en las revistas. Yo recuerdo que a veces salíamos a comer y en muchos lugares alguien que estaba allí nos pagaba la cuenta, o llegabas a un restaurante o a un lugar y la gente se levantaba y nos aplaudía“. Tal fue la unión que se alcanzo en Chile durante esos días, que TVN y Canal 13, por culpa del alto coste de los derechos de la final, dieron conjuntamente la misma, siendo una imagen de unidad que quedara para el pueblo chileno, muy destacable entre dos cadenas rivales. Aunque como era de esperar, este evento también fue aprovechado para escarbar en la realidad chilena por muchos medios de comunicación italianos y europeos, para lo que mandaron periodistas especializados en política, de hecho fue muy llamativo que la transmisión chilena no se hiciera también para Italia, solo tiempo después se le dio un corto con los detalles del partido a los medios italianos, para su emisión en los cines.

final_1976

El equipo italiano, con su estrella Adriano Panatta a la cabeza, llega a Santiago diez días antes del inicio de la final, un 7 de diciembre de 1976, fueron alojados en el Hotel Sheraton, junto a sus familias, circunstancia que autorizo el capitán italiano Nicola Pietrangeli, confiando en el buen juicio de los tenistas. En los días previos a la final se siguió calentando el ambiente, rememorando viejas batallas entre los capitanes de ambos equipos, a lo que accedían gustosos ambos capitanes, posando para las cámaras en actitud de lucha, mientras que en el seno de los equipos existía una gran confianza en sus posibilidades, y si alguien se veía sin fuerzas para jugar, como fue el caso de Panatta, era convenientemente animado y reprendido por su equipo. Adriano, llego a Chile aquejado de unos problemas estomacales, que arrastraba desde la final del WCT, que disputo en Las Vegas, y después de un entrenamiento muy pocos días antes del inicio de la final, le comunico su indisposición a Mario Bellardinelli, un viejo entrenador italiano, que formo a todas las estrellas italianas de la época, a lo que el técnico respondió, en tono paternalista y amenazante, con pegarle si no jugaba, finalmente Panatta jugo y muy bien toda la final.

El sorteo previo, celebrado en el Estadio Palestino, fue favorable al equipo chileno, puesto que en el primer día, Jaime Fillol (numero 1 andino) se enfrentaría a Corrado Barazutti (numero 2 europeo), abriendo la serie, para luego pasar al enfrentamiento entre Adriano Panatta y Patricio Cornejo, quedando el partido de dobles para el sábado, quedando para él ultimo día el partido entre los números 1 y 2 de cada país respectivamente. De todas maneras el equipo italiano, hizo valer sus capacidades durante todo el fin de semana y venció con rotundidad al equipo chileno por cuatro puntos a uno.

Solo Patricio Cornejo y con todo ya decidido, pudo quebrar el buen hacer del equipo europeo y vencer en él ultimo punto de la eliminatoria a Corrado Barazutti. En la jornada anterior, en el partido de dobles, el equipo italiano llevo a cabo su protesta contra el régimen de Pinochet, saliendo a la pista ataviados con camisetas rojas, dejando de lado el tradicional color azul, que siempre ha llevado el equipo italiano. No fue sencilla la decisión, de hecho Barazutti, compañero de Panatta en los dobles no esta muy de acuerdo con ello, pero tras una charla, acuerdan realizar este gesto. Como relato Panatta, “Fue algo espontáneo, para dar una señal al régimen de Pinochet que, aunque estuviéramos jugando en Chile, no estábamos de acuerdo con lo que ahí sucedía“, causo tal impacto el suceso, que lo menos importante fue el resultado del partido, el cual vencería la pareja italiana por tres sets a uno, consiguiendo así la única Copa Davis de su historia.

Aun hoy existe un fuerte debate sobre si este equipo es de héroes o de traidores, puesto que hay gente que considera que esa Copa Davis era indigna y ganada ante un rival indigno. Mimmo Calopresti, autor de una película sobre la vida de Panatta, zanja el debate: “Yo, que de pequeño me manifesté contra la participación del equipo en Chile, ahora, más de treinta años después, creo que se hizo lo correcto. Porque al final, en el álbum de vencedores de la Davis existe el nombre de Italia, y no el de la Chile de la época de Pinochet“.

@EUGENIOMATEO1

Foto de portada: guioteca.com

 

Anuncios

Una respuesta a ““Pinochet sanguinario, Panatta millonario”

  1. Pingback: “Se va acabar, se va acabar, la dictadura militar” - WE ARE '14 - Tu web alternativaWE ARE '14 – Tu web alternativa·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s