Deporte vs política

Hitler_Berlin_header

El fútbol tendría que ser sólo un deporte, pero como otro gran acontecimiento de masas, es una herramienta perfecta para hacer política. Siempre ha sido así y, por desgracia, siempre lo será.

El pasado domingo, asistimos a un enfrentamiento entre dos grupos de violentos, dos tropas que habían quedado para pegarse, como quien queda para ir al cine. Esta panda de malnacidos -no tienen otro nombre-, utiliza el fútbol para ensuciarlo.

Como bien he dicho anteriormente, el deporte siempre ha sido utilizado por la política. Desde la época de la antigua Grecia hasta nuestros días. Uno de los ejemplos más evidentes fue la propaganda al mundo entero del nazismo en los Juegos Olímpicos de 1936, pero no sólo en los JJOO de verano celebrados en Berlín, sino también en los JJOO de invierno que se celebró Garmisch-Partenkirchen (Baviera).

La elección de las sedes no fue particularmente polémica. Sin embargo, tras la subida de Hitler al poder, hubo propuestas de boicot e incluso intentos de organizar olimpiadas alternativas. Durante los juegos, Alemania redujo la represión antisemita e intentó mostrar una mejor imagen al mundo. Al mismo tiempo, el gobierno alemán llevó a cabo una campaña diplomática intentando captar la simpatía de dignatarios extranjeros que visitaron el país durante los juegos. Para la posteridad, los juegos quedaron esencialmente asociados a la figura de Jesse Owens.

Otro de los casos recientes es la dictadura de Pinochet y el fútbol. Chile se jugaba la clasificación al mundial de Alemania 1974. Era una coyuntura delicada. Hasta el momento del golpe (que Pinochet dio a Salvador Allende) Chile (que había derrotado a Perú) debía enfrentarse en la repesca a los soviéticos, que eran para entonces amigos, pero al entrar Pinochet la cosa cambió. No deja de llamar la atención que el primer vuelo con la nueva situación de Chile, después del 11 de septiembre, es el de la selección rumbo a Moscú. Finalmente Chile se clasificó pues los rusos no se presentaron al partido de vuelta, porque sabían de lo ocurrido en ese entonces en nuestro país.  Chile fue al mundial, lo que le dió un espaldarazo propagandístico bien importante y fue la oportunidad perfecta para pensar que se había derrotado a un enemigo. Se llevó a cabo la pantomima de hacer saltar a la selección chilena al campo y meter un gol en una portería vacía.

El pasado mes de octubre se asistió a uno de los últimos acontecimientos donde deporte y política iban de la mano. En Belgrado jugaban Serbia y Albania y un dron hizo acto de aparición con una bandera donde en el mapa de Albania se incluía Kosovo…a partir de ahí el caos.

Así podríamos contar numerosos casos de política-deporte o viceversa. Es una lástima, y siempre escribimos o hablamos de esto cuando ha ocurrido algo. Tendría que haber tolerancia cero con la violencia en el deporte, con la propaganda política en los actos deportivos. Sin embargo, no lo podremos detener. Los primeros interesados en estos actos son los más altos dirigentes, es incomprensible, , pero ocurre.

Lo del pasado domingo fue un enfrentamiento político, no nos engañemos, pero con el fútbol como excusa, como telón de fondo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s