Enemistades peligrosas

Jan van Beveren y Johan Cruyff, dos de las figuras mas importantes de la rica historia del fútbol holandés. Mejor portero y mejor jugador de campo, que además coincidieron en su época, pero fuertemente enemistados entre ellos, que quizás sea la causa de que hoy, aun a pesar de haber jugado tres finales Holanda no tenga mas que una magra Copa de Europa de Naciones en sus vitrinas.

Diciembre de 1969, la catástrofe que se venia gestando en el balompié holandés finalmente acabo consumándose. Holanda quedaba apeada de la fase final del campeonato mundial de 1970, a manos de la débil selección búlgara, en la que Bonev o Zhekov eran sus estrellas. Las reacciones en el país de los tulipanes no se hicieron esperar y algunas como las del portero del PSV Eindhoven Jan van Beveren fueron durísimas: “No nos hemos clasificado porque algunos jugadores han olvidado la importancia del torneo, se han dedicado a hablar únicamente de dinero y han carecido del compromiso adecuado. Ha sido una gran decepción”. Sus palabras tenían un destinatario claro, el grupo de jugadores del Ajax de Ámsterdam, con Johan Cruyff como aludido estrella de las mismas, dando comienzo así a una profunda enemistad que sacudió fuertemente el seno de la KNVB.

Foto: theflagrants.com

Tras una Eurocopa de 1972 a la que no se clasificaron, y una clasificación al mundial de 1974 tortuosa, de hecho pasaron a la fase final con polémica, puesto que en el ultimo partido ante Bélgica, que empataron a cero, anularon un gol legal a los belgas que les hubiera dado el pase al campeonato, llego el gran momento del fútbol holandés en aquel verano de 1974, pero hasta llegar al mismo fuertes peleas internas sacudieron un vestuario en el que Cruyff finalmente impondría su ley, amparado por Rinus Michels su técnico en la fase final de aquel mundial. En la fase de clasificación Van Beveren fue titular absolutamente indiscutible, a pesar de su nula relación con el grupo “ajacied” de jugadores, hasta que una lesión en la ingle le obligo a estar un tiempo inactivo, momento que su viejo enemigo aprovecho para imponer en el equipo al veterano Jongbloed, que solo había disputado hasta entonces cuatro minutos con su selección nacional, hacia once años. Mientras llegaba la fase final, el seleccionador Fadrhonc dejo su puesto a Rinus Michels que se ocuparía de los destinos de la “oranje”, en Alemania. Con Van Beveren fuera por lesión, poco a poco se fue tranquilizando el ambiente dentro del vestuario y el equipo fue reponiéndose, para ir dejando mejores sensaciones en lo deportivo a medida que el campeonato se acercaba.

Poco antes del torneo el portero del PSV Eindhoven se recupero, por lo que Rinus Michels, le cito para un partido amistoso con el fin de evaluar su estado de forma con vistas al inminente torneo. El portero pidió jugar medio tiempo solamente, puesto que aun no tenia total confianza en su recuperación, a lo que Rinus respondió que o jugaba todo el partido o era desafectado automáticamente de la convocatoria perdiendo así sus opciones de ir al mundial. Jan mantuvo su posición, por lo que fue desafectado de la citación, momento que su viejo enemigo Cruyff y Neeskens, aprovecharon para cobrarse viejas facturas, censurando ante los medios de comunicación al arquero, e imponiendo al arquero del DWS Amsterdam en detrimento de otros como Schrijvers del Twente.

Nunca se sabrá si Holanda con van Beveren en la portería hubiera ganado aquella final de 1974, también se dice que tuvo mucho que ver en aquella derrota una fiesta que organizaron en la vigilia de la final y de la que sus mujeres se enteraron. Lo que si es reconocido por todos es que con el arquero del PSV hubiera transmitido mucha mas seguridad en la portería, lo que probablemente hubiera sido de gran utilidad al equipo, sobre todo en aquella final recordada final contra Alemania, y todo por el excesivo culto al club asi como a las amistades, que se profesaba en aquellos años en Holanda, el cual puso palos en las ruedas de una de las selecciones mas recordadas, incluso hoy, de la historia del fútbol. Cuatro años después repitieron presencia en la final, en un campeonato en el que Van Beveren no participo al estar vetado por la KNVB, cayendo a manos de una Argentina que en los momentos cruciales del torneo se agiganto para quedarse con la copa.  Los pragmaticos se llevaron un sabor amargo por perder dos finales, pero a cambio Holanda consiguió un estilo propio e inconfundible en un lugar donde el desmesurado culto a lo propio, no dejaba cabida alguna a un proyecto común.

Foto: f7breda.nl

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s