Cuando Suecia fue potencia

escudo_sueciaEn 1994 Suecia hacía historia. Una generación de futbolistas irrepetible
lograba colocar al país escandinavo en la élite del fútbol mundial. Suecia se colaba en semifinales del Mundial de Estados Unidos.

El fútbol sueco no pasa por su mejor momento. Su selección no ha estado presente en las últimas grandes competiciones, su Liga transcurre en un total ostracismo, sus clubes apenas han tenido presencia en las competiciones continentales en los últimos años, y no tiene referentes futbolísticos que permitan pensar que esto puede cambiar en un corto plazo. Salva el honor el fútbol femenino que goza de un nivel considerable.

Suecia nunca ha sido una potencia en el fútbol. Ha tenido grandes jugadores pero siempre ocupó un escalón más bajo que las selecciones que tradicionalmente han dominado este deporte. En Suecia el fútbol no es el deporte rey. Es un país altamente desarrollado y también en el ámbito deportivo. Destacan en infinidad de disciplinas como atletismo, balonmano, natación, tenis, etc. Pero los deportes que levantan pasión en el país escandinavo son sobre todo los deportes de invierno.

No obstante el fútbol sueco siempre ha estado en el mapa, por una u otras razones. Fue subcampeona del Mundo en 1958, mundial disputado en su territorio, cayendo derrotada en la final por la Brasil de Pelé por un abultado 6-2. Ha sido tercera en 2 ocasiones 1950 y 1994. A nivel europeo su mejor posición fue un 4º puesto en la Eurocopa de 1992, preámbulo de aquella maravillosa participación en el Mundial de Estados Unidos de 1994.

Suecia, un fútbol en crisis

Sus últimas participaciones tanto en Eurocopas como en Mundiales han sido bastante modestas, por no decir decepcionantes. De hecho en las dos últimas Copas de Mundo Suecia no ha estado presente cayendo en las rondas de clasificación. Y en las 2 últimas Eurocopas han caído en la primera fase de las mismas. Y todo ello a pesar de contar con jugadores de gran experiencia y calidad como Zlatan Ibrahimovic, Kallstrom o Elmander, entre otros. Y es que la gran mayoría de ellos militan en las principales Ligas europeas.

El fútbol sueco actualmente vive una etapa oscura. Su selección actual dista mucho de aquella que hace 20 años llegó a maravillar al Mundo y que rozó la proeza de alcanzar la Final del Mundial de Estados Unidos de 1994.

Estos días apareció en los medios deportivos el estado en el que se encuentra una de las mayores estrellas futbolísticas que ha tenido Suecia, Tomas Brolin. Ese futbolista que nos encandiló en aquella Copa del Mundo disputada en tierras norteamericanas, en la actualidad está un poco fuera de forma. Su sobrepeso es llamativo pero me ha servido para recordar esa gran selección sueca que sorprendió y que elevó al país nórdico a la élite del fútbol mundial.

Tomas Brolin

Tomas Brolin

El fútbol sueco crece (De la Eurocopa de 1992 al Mundial de 1994)

El Mundial de Estados Unidos de 1994 fue el primer mundial que disfruté con plenitud pues en Italia´90 aún era muy pequeño y el fútbol aún no estaba entre mis prioridades. Recuerdo perfectamente lo que disfruté viendo aquella Copa del Mundo, y lo que sufrí con la injusta derrota de España ante Italia en Cuartos de final en aquel vibrante partido. Pero esa es otra historia.

En ese mundial que ganaría Brasil a los penaltis en una gran final ante la Italia de los Baggio, 2 equipos europeos sorprendieron al mundo, alcanzaron las semifinales y luego se disputarían el Tercer puesto. Fueron Suecia y Bulgaria.

Suecia llegaba al Mundial habiendo sido 4º en la Eurocopa de 1992 disputada en su territorio. Fue la última Eurocopa que se disputó con el formato de 8 equipos, distribuidos en 2 grupos donde los 2 primeros de cada uno de ellos accedían directamente a semifinales. El equipo dirigido por Tommy Svensson, ya apuntaba maneras . El impulso que supuso ser el anfitrión del torneo le vino muy bien al fútbol sueco. Tanto que consiguió amasar a la mejor generación de futbolistas que nunca había tenido Suecia. Brolin ya enamoró en aquella Eurocopa y fue máximo goleador del torneo, eso sí, compartiendo el honor con otros 3 jugadores.

Los escandinavos, pese a llegar a semifinales fueron derrotados por Alemania. Finalmente concluyeron la competición en 4º lugar por aquello del goal-average, ya que en aquellos años no se disputaba partido por el Tercer puesto.

Tomas Brolin, su jugador estrella, ya jugaba en la élite europea, en la que era la mejor Liga del mundo por entonces, la liga italiana. Formaba parte de aquel histórico Parma, que sería campeón de la Recopa y de la UEFA. De hecho Brolin es considerado uno de los jugadores históricos por parte de la afición parmesana.

Pero otros muchos jugadores suecos comenzaban a posicionarse en el universo futbolístico mundial y tras esa Eurocopa empezaron a jugar en las principales ligas europeas. Martin Dahlin, el delantero de origen venezolano, había firmado contrato con el Borussia Monchengladbach alemán en 1991. El jovencísimo Henrik Larsson fichaba en 1993 por el Feyenoord de Rotterdam holandés. Y Patrik Andersson lo hacía en 1992 por el Blackburn Rovers inglés para luego recalar en 1993 en el mismo equipo que su compañero Dahlin, el Borussia Monchengladbach. Anders Limpar militaba en el Arsenal desde 1990, y el recientemente fallecido Klas Inggeson ficharía por el PSV Eindhoven en 1993.

El fútbol sueco había crecido exponencialmente en pocos años. Suecia ya era un equipo a tener en cuenta y un hueso duro de roer.

Mundial de Estados Unidos 1994, la gran explosión del fúbol sueco

El Mundial de fútbol de 1994 fue un mundial apasionante, y bello. Un Mundial que siempre se recordará por varios motivos. Fue un campeonato muy competitivo, con partidos bonitos y disputados. Fue un mundial muy goleador, 141 goles en 52 partidos, un promedio de 2 goles y medio por partido. Con encuentros muy emocionantes tanto que hasta la final se decidió desde el punto del penalty siendo Brasil la vencedora ante una gran Italia dirigida por Arrigo Sachi.

Suecia durante el Mundial de 1994

Suecia durante el Mundial de 1994

Fue un Mundial de mucha calidad. Destacaron jugadores como los máximos goleadores, el ruso Oleg Salenko, a pesar de que su selección no pasó de primera ronda y Hristo Stoichkov, estrella de Bulgaria que ya destacaba en el Fútbol Club Barcelona. También brillaron el rumano Gica Hagi, los brasileños Bebeto y Romario, el alemán Jurgen Klinsmann, el holandés Dennis Bergkamp, los españoles Caminero y Hierro, los italianos Dino y Roberto Baggio. Por parte sueca destacaron el propio Brolin, Kennet Anderson y Martin Dahlin.

Maradona también fue noticia en aquel mundial pero por asuntos extradeportivos ya que fue expulsado del mismo al dar positivo en un control antidopaje. También recordaremos siempre al defensa colombiano Andrés Escobar cuyo autogol supuso la eliminación de su selección en la primera fase. A su regreso a Colombia fue asesinado a causa de ese gol a manos de un hincha perturbado.

Fue el mundial del Brasil de Carlos Alberto Parreira que venció en una final igualada a la Italia de Arrigo Sacchi en una tanda de penaltis de infarto. Pero también fue el mundial de una selección que enamoró por la calidad de sus jugadores y por su juego electrizante, Suecia.

El Mundial no empezó excesivamente bien para los nórdicos tras empatar con Camerún en el primer partido. Sin embargo a partir de ese momento el equipo de Svensson creció. Venció a Rusia, aunque no sin dificultad, ya que tuvo que remontar el tempranero gol de Salenko para acabar derrotando a los ex-soviéticos por 2-1.

Contra Brasil en el tercer partido se jugaban el pase, y tras adelantarse en el marcador, los brasileños acabaron igualando el partido, resultado que servía a los cariocas para ser primeros, y a los escandinavos para clasificarse.

Los octavos de final les deparó un fácil rival, Arabia Saudí. La victoria sueca fue inapelable 3-1. Entonces llegó el punto de inflexión de los suecos en el campeonato, el todo o nada, el caer en cuartos y no ser recordado o el pasar y conseguir aupar a Suecia entre las grandes del planeta.

Los cuartos de final fueron terriblemente duros, los suecos se enfrentaban a la sorpresa de los octavos, Rumanía, que había dejado en la cuneta a Argentina, de la mano del gran Gica Hagi. El partido fue apasionante. El tardío gol de Brolin en el 78´ fue contrarrestado por un gol in extremis de Raducioiu que forzaba la prórroga. Y la prórroga fue igual de apasionante, los rumanos se adelantaron de nuevo con gol de nuevo del que tras el mundial sería jugador del Español, Florin Raducioiu. Pero casi al final cuando Suecia hacía las maletas para regresar a casa, el delantero Kennet Anderson obraba el milagro. Tras un centro del defensor Nilsson remataba de cabeza anticipándose a la salida del portero rumano. El pase a la final se dirimiría en la tanda de penaltis. Y también empezaron mal para los suecos con el fallo de Hakan Mild, pero los fallos de Petrescu y Belodedici tras la gran actuación del mítico portero sueco Thomas Ravelli dieron finalmente el triunfo a Suecia que accedía a las semifinales y la colocaba en la élite del fútbol mundial.

Llegaban las semifinales y Brasil volvía a interponerse en el camino sueco hacia la gloria. Suecia ya había conseguido devolver a su fútbol a la élite. La empresa de llegar a la final era harto difícil, no obstante, en la fase de grupos ya se habían enfrentado a los cariocas y les habían plantado cara. Pero Brasil con el paso de los encuentros se había convertido en un auténtico super-equipo con jugadores como Taffarel, Branco, Dunga, Jorginho,Zinho, Leonardo, Mauro Silva, Mazinho, Bebeto, Romario, entre otros. Un auténtico Dream team que estuvo a la altura de las circunstancias. Los suecos poco pudieron hacer contra este vendaval y gracias a Thomas Ravelli aguantaron hasta el minuto 80, cuando Romario batió al experimentado meta del Gotteborg.

Acababa el sueño sueco que parecía imposible antes de comenzar el Mundial. Pero no había finalizado su participación. Jugaría por el tercer puesto contra el otro derrotado en semifinales, que era también la otra grata sorpresa del Torneo, la Bulgaria de Stoichkov. Suecia no quería irse del Mundial sin demostrable al mundo lo que su fútbol era capaz de hacer. Goleó a Bulgaria en una primera parte memorable que concluyó con un 4-0 que ya no pudieron levantar los búlgaros.

La mejor generación de futbolistas suecos de siempre

El fútbol sueco había despertado. Aquella generación de futbolistas había conseguido lo que años atrás parecía imposible, codearse con las grandes selecciones mundiales. Un país con una liga menor y donde el fútbol es un deporte secundario había logrado tener una gran selección. Su fútbol rápido y directo, con una defensa muy sólida y un portero de élite. Jugadores como Thomas Ravelli, Patrik Andersson, Hakan Mild, Stefan Schwarz, Anders Limpar, Klas Ingesson, Henrik Larsson, Martin Dahlin, Tomas Brolin y Kennet Andersson entre otros, pasaron a la historia como la mejor generación de futbolistas suecos de la historia.

A partir de ese momento e incomprensiblemente llegó la descomposición de esta gran selección, tanto que ni siquiera se clasificó para la Eurocopa de 1996 ni para el Mundial de 1998. Al fútbol sueco le faltó continuidad y le faltó regeneración. Posteriormente han aparecido aisladamente jugadores de gran nivel como Ljungberg, Alback, Elmander y sobre todo Ibrahimovic pero Suecia nunca recuperará el lugar en la élite del fútbol mundial, a la espera de un nuevo impulso que ilusione a los suecos, una nueva generación de oro que enganche al país nórdico de nuevo al fútbol.

Javi Queipo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s