CA-ÑE-LLAS

El titular es obvio, y en honor al mejor jugador del fantástico partido de cuartos de final del mundial de balonmano jugado ayer entre las selecciones de España y Dinamarca, y que el jugador catalán decidió en el último segundo con una acción propia del mejor jugador del mundo que además merece más marketing del que se le da por lo que desde aquí vamos a dárselo aunque sea poco.

Como se esperaba el partido fue igualado, aunque Dinamarca fue quien tomo la primera ventaja relevante del partido (6-4) a los once minutos de juego comandada por el extremo izquierdo Anders Eggert con cuatro goles lo que obligo a Manolo Cadenas a pedir un tiempo muerto que sirvió para refrescar ideas a los hispanos así como para que ajustasen su defensa lo que ayudo además a que Pérez de Vargas entrase en el partido, no tanto por el número de paradas sino por la calidad de las mismas, destacable el siete metros que le detuvo a Eggert cuando el danés intento hacerle una vaselina, esto hizo que España pudiese tomar sus primeras ventajas en el partido (10-8) que obligaron al técnico danés a parar el partido con un tiempo muerto que hizo que las cosas se volvieran a nivelar, aunque la iniciativa del partido ya era española puesto que nuestro 6-0 estaba consiguiendo que ni Hansen ni sobre todo Lauge Schmidt (un gol en todo el partido), de brillante torneo hasta este partido, entraran en juego. Mientras tanto el ataque español poco a poco empezaba a funcionar, sobre todo de la mano de Valero Rivera. Hubo un primer intento de escapada española en el marcador, aprovechando una exclusión de Mikkel Hansen a poco más de dos minutos para llegar al descanso pero un mal pase de Dujshebaev posibilito a los daneses llegar igualados a once goles a la pausa.

Foto: thewangconnection.com

Foto: thewangconnection.com

A la vuelta del intermedio entraron mejor los daneses a la pista, sobre todo Mikkel Hansen que tuvo un inicio espectacular con cuatro goles prácticamente seguidos, tres de ellos tras saque de centro poniendo de nuevo los dos goles de ventaja para Dinamarca, lo que obligo a un cambio defensivo español que con Víctor Tomas realizo una defensa mixta sobre el artillero del PSG, esto consiguió detener al ataque danés devolviendo así la iniciativa a los hispanos, que en esta segunda parte además del excepcional trabajo defensivo de Viran Morros y Gedeón Guardiola, lucían también en ataque a un inspirado Valero Rivera, que con su 10/11 saco del partido al portero danés Niklas Landin y sobre todo a un Joan Cañellas que no solo era capaz de anotar desde el exterior sino sobre todo de repartir juego a sus compañeros, bien secundados por Raúl Entrerrios. Intento por segunda vez romper el partido España, tras la segunda exclusión de Mikkel Hansen, pero encajo un 3-0 de parcial que puso por delante a los daneses a menos de diez minutos para el final (23-22), tras dos robos de balón de René Toft Hansen a Julen Aguinagalde. Otro equipo se hubiera arrodillado y abandonado a su suerte, pero estos hispanos con Cañellas a la cabeza sacaron su carácter y demostraron al mundo porque son los actuales campeones del mundo, primero no descomponiéndose para volver a equilibrar el partido desde la defensa a la que solo Mensah Larsen puso en aprietos y después poniendo encima de la mesa el peso de los laureles conseguidos hace dos años en el Palau Sant Jordi de Barcelona ante este mismo equipo, al cual asesto el golpe de gracia cuando más les podía doler, en el último segundo del partido y todo gracias a un Joan Cañellas excepcional, inigualable que rebosa “clutch-time” en cada poro de su piel como demostró con un golazo ideado en ultimo tiempo muerto del partido, que no solo nos dio el pase a las semifinales que el viernes afrontaremos ante Francia sino que sirvió para decirle al mundo quien es esta barbaridad de jugador y lo que hace en cada partido, que es asumir responsabilidades para guiar a los suyos a las cotas más altas de los torneos.

Foto: thewangconnection.com

Foto: thewangconnection.com

No quiero dejar estas líneas sin una mención al portero toledano del Barcelona Gonzalo Pérez de Vargas, que se está haciendo mayor en este campeonato, ayer quizás no tuvo un porcentaje de paradas deslumbrante pero si hizo algo más importante que es dar paradas de calidad, recordemos esa parada que hizo a minuto y medio del final sin ir mas lejos, cuando más falta le hacían al equipo y haciendo que no se eche de menos al genial Arpad Sterbik.

Foto: noticias.lainformacion.com

Foto: noticias.lainformacion.com

Anuncios

Una respuesta a “CA-ÑE-LLAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s