Los “espantaos” del Barça (y 3ª Parte)

Como técnico barcelonista, Johan Cruyff comenzará la década de los 90 con un equipo de ensueño al que él mismo había dado forma y que, no en vano, pasará para siempre a la historia con el sobrenombre de “Dream Team”. Una Recopa, una Copa de Europa y cuatro ligas consecutivas serán el mejor aval del entrenador holandés que, sin embargo, con el paso de los años, irá dinamitando aquella gran plantilla que tan buenos resultados le había venido dando.

Michael Laudrup

Procedente de la Juventus de Turín, el internacional danés llega a Barcelona en 1989, donde formará parte de la tríada de extranjeros del club, junto a Ronald Koeman y Hristo Stoichkov (éste último llegaría un año después), que tantos éxitos reportarán al club catalán. Junto a ellos, Laudrup, uno de los jugadores con más clase que ha dado por el fútbol europeo, será partícipe y pieza esencial en la conquista de los títulos que en muy poco tiempo empezarán a copar las vitrinas barcelonistas.

Michael Laudrup de azulgrana

Michael Laudrup de azulgrana

Sin embargo, para la temporada 1993-94 llegará al FC. Barcelona un cuarto extranjero, el delantero brasileño Romário. En una época en la que sólo podía haber tres extranjeros en el terreno de juego, Michael Laudrup será el jugador sacrificado que haya de quedar relegado al banquillo. Además, los buenos números del recién llegado en su primera temporada, que acabará la liga como “pichichi” con 30 goles, no harán sino empeorar la situación del danés, cuya paciencia llegará a su término en el partido final de esa edición de Copa de Europa, que enfrentará a los azulgranas con los rossoneros del AC. MIlan.

Laudrup, que había expresado su deseo de participar en dicha final, ya que su hermano Brian formaba parte del equipo rival y podía tratarse de una ocasión única para que ambos hermanos coincidiesen sobre el terreno de juego en un encuentro de tal magnitud, no llegará a jugar un solo minuto. Brian tampoco saltará al campo aquella noche con el conjunto milanés; de todas formas, el desencanto de Michael para entonces con el club catalán ya es total y su relación con el entrenador ha llegado a su fin. Ese mismo verano, y a sus 30 años recién cumplidos, el danés no podrá rechazar una suculenta oferta del Real Madrid, donde disputará las dos siguientes temporadas, para mayor frustración de la afición culé.

Precisamente esta final de Copa de Europa de 1994 no sólo marcará los últimos días de Michael Laudrup dentro del FC. Barcelona, sino que supondrá también el fin de la Era Cruyff y del “Dream Team”. Años después, el hacha de guerra quedará enterrada y todos los integrantes del equipo que había ganado el primer gran título europeo para el club, en 1992, se reunirán el 10 de Marzo de 1999 para homenajear al ya extécnico holandés, en un partido que los enfrentará al para entonces equipo titular azulgrana, en una tarde inolvidable que supondrá el reencuentro de Laudrup con la que durante años había sido su afición.

Ronaldo

Al amparo de la Ley Bosman, aprobada a finales de 1995 y por la cual los jugadores de origen europeo dejaban de ocupar plaza de extranjero en cualquier club del viejo continente, poco tardaron los equipos de los diferentes países de poblar sus plantillas de futbolistas de más allá de sus fronteras.

Así, y recién terminada la Era Cruyff, la de 1996-97 iba a ser una temporada de grandes cambios en Can Barça. A los Figo, Popescu y Prosinecki, que ya se encontraban con anterioridad en el club catalán, en el verano de 1996 vendrían a unírseles los portugueses Vítor Baía y Fernando Couto, el francés Laurent Blanc, el argentino nacionalizado español Juan Antonio Pizzi y el nigeriano Emmanuel Amunike, junto a un Hristo Stoichkov repescado de la Serie A italiana. A todas estas nuevas incorporaciones habrá que sumar las de dos brasileños: Giovanni y Ronaldo.

Ronaldo celebrando un gol

Ronaldo celebrando un gol

El de Ronaldo, procedente del PSV Eindhoven, será en un su momento el fichaje más caro de la historia, habiendo pagado el Barcelona 2.500 millones de las antiguas pesetas por hacerse con los servicios del joven delantero.

Sin duda alguna, esta única campaña del brasileño en las filas barcelonistas será la mejor de su carrera, en lo que a condiciones físicas y estilo de juego se refiere. El derroche de técnica y habilidad de la nueva estrella carioca, unido a su gran capacidad goleadora, serán dignos de las mejores crónicas futbolísticas de todos los tiempos. Para siempre quedarán grabados en la retina del buen aficionado goles antológicos y casi imposibles como aquéllos marcados ante Compostela y Valencia, o aquella eliminatoria de Copa del Rey, casi de infarto, en la que el Barcelona terminó imponiéndose al Atlético de Madrid, en el Nou Camp, por un resultado de 5-4.

Finalizada la temporada, el equipo había conquistado casi todos los títulos: Recopa, Copa del Rey, Supercopa de España y había quedado segundo en el campeonato liguero. Ronaldo había marcado 47 goles en los 49 encuentros que llegó a disputar. Sin embargo, la campaña no iba a terminar felizmente para ninguna de las partes. No hacía mucho, los representantes del jugador Alexandre Martins y Reinaldo Pitta (que años después darán con sus huesos en una cárcel brasileña), habían entrado en contacto con el Inter de Milan y exigirán a la directiva azulgrana una revisión del contrato, con el consiguiente aumento de ficha. Cuando todo parecía que se iba a solucionar, finalmente se rompen las negociaciones. Ronaldo, que en esos momentos se encuentra concentrado con su selección, jamás volverá a vestirse de azulgrana, no llegando a jugar la final de la Copa del Rey, ante el Betis, que aun queda por disputarse.

 Recién comenzada su andadura e la liga italiana, el delantero sufrirá una gravísima lesión de la que tardará tiempo en recuperarse. A su regreso a los terrenos de juego, ya no volverá a ser el de antes y pronto su carrera entrará en un contínuo declive.

Luis Figo

El portugués Luis Figo será la última gran incorporación al FC. Barcelona durante la Era Cruyff. Procedente del Sporting de Lisboa, su club de toda la vida, ya había sido pretendido por otros equipos, entre ellos el Real Madrid, aunque fueron los catalanes los que ganaron la pugna por el jugador.

Desde el primer momento se convertirá en uno de los hombres más destacados de la plantilla azulgrana. Si a esto unimos su por entonces marcado carácter antimadridista, no es de extrañar que se convirtiera en uno de los grandes ídolos de la afición culé, durante la segunda mitad de los años 90.

Figo con la camiseta del Barça

Figo con la camiseta del Barça

Sin embargo, en el verano del año 2000, un Florentino Pérez candidato a la presidencia del Real Madrid, anuncia un precontrato con el portugués para que éste juegue en club blanco si es elegido presidente. A pesar de que el jugador niega en diversas ocasiones la existencia de tal precontrato, finalmente Florentino gana las elecciones y el luso es presentado oficialmente como la nueva estrella madridista, poniendo así fin para siempre a su periplo barcelonista.

Víctor Valdés

Empezamos esta serie de artículos hablando de un guardameta y vamos a terminar hablando de otro.

La de Víctor Valdés siempre ha sido la “crónica de una espantada anunciada”. Formado en las categorías inferiores del club, siempre ha sido un jugador problemático a la hora de llegar a un acuerdo para firmar sus sucesivas renovaciones con la entidad catalana. Si a esto sumamos que, desde hace unos años, el portero ya había expresado su deseo de probar fortuna en alguna liga extranjera, es posible que a nadie haya sorprendido su marcha.

Valdés, portero barcelonista

Valdés, portero barcelonista

Su despedida de la meta barcelonista no fue la más deseada, pues una rotura en el ligamento cruzado de su rodilla derecha, durante un partido de liga ante el Celta, lo obligó a despedirse del campeonato antes de tiempo y a perder sus opciones de disputar el Mundial de Brasil de 2014. Además, el Mónaco, club con el que el jugador había firmado un precontrato, terminará por rechazarlo a causa de dicha lesión. Felizmente para Valdés, en Enero de 2015 ha podido firmar por dieciocho meses con el Manchester United, teniendo la posibilidad de ampliar este contrato por un año más.

Unas veces por culpa del club, otras por culpa del propio futbolista, el caso es que en el tema de las espantadas el FC. Barcelona ha tropezado numerosas veces con la misma piedra a lo largo de su historia. Afortunadamente, en las últimas semanas el caso de Messi se ha apaciaguado y las aguas han vuelto a su cauce. Que así sea.

Emiliano Negrillo Jr.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s