La revancha de O Mestre

Creo que es el titulo más apropiado para este recordatorio del gran equipo que formó Tele Santana en el Sao Paulo a principios de la década de los 90, donde pudo llevar a cabo todos aquellos principios futbolísticos, que mostró al mundo en 1982 con aquella fastuosa selección brasileña que contra pronostico cayó eliminada ante Italia, y que le sirvió además para sacarse el estigma de tener los “pies fríos” que le había colocado la prensa brasileña tras las decepciones sufridas en su periplo como seleccionador, acusándole de eterno perdedor.

Foto: espnfc.com

Foto: espnfc.com

Recordemos que entre otras cosas, Tele Santana fue el precursor de los laterales brasileños tan ofensivos que hoy conocemos, valga como ejemplo lo bien que participaban en el circuito ofensivo Júnior y Leandro en aquel equipo de 1982, de hecho el primero cuando jugó en el Torino de Italia lo hizo mucho tiempo de medio centro debido a su excepcional finura técnica, además a pesar de lo que dijera la opinión pública el nunca negó que su equipo debía de estar bien preparado físicamente, de hecho prácticamente todos los jugadores de esa selección eran atletas, solo Zico era más endeble físicamente, pero tenia un talento fuera de categoría el “Pele blanco”. Lo que en realidad quería el “Mestre” eran once jugadores que supieran jugar bien el balón para poder conseguir la mayor cantidad de goles posibles. Además en esta historia hay un poco de revancha familiar, puesto que Raí de Souza, hermano pequeño de Sócrates sí pudo cumplir todos los sueños que no pudo cumplir su hermano con el Corinthians. Raí gano dos veces la Libertadores, la Copa Intercontinental, la Copa Mundial de la FIFA y jugo durante cinco temporadas en el PSG a un nivel fantástico.

Cuando Santana llega a la entidad paulista el 14 de octubre de 1990, además de ver la excepcional calidad de su plantel con la que iba a poder aplicar su tan sencillo como aplastante ideario, hizo una pequeña variante táctica en el centro del campo (pasó a formarlo en trapecio y no en rombo) que le ayudó a protegerse mejor cuando no poseía la pelota dándole además mucha competitividad, sacrificando algo (tampoco mucho) de su fútbol ofensivo que tanto placer dio al hincha del fútbol en el mundo, puesto que cuando vino a Europa a jugar partidos amistosos, dejó gratísimos recuerdos como aquel 4-0 al Real Madrid en el Trofeo Ramón de Carranza de 1992, o un 4-1 al Barcelona en el Teresa Herrera de ese mismo año. Pronto, y de manera inesperada como sucede con los grandes equipos de la historia, comenzaron a llegar los resultados. Ocho meses después, en Junio de 1991 le ganaron al Bragantino, en el que ya despuntaba Mauro Silva, la final del Brasileirao con un gol de Tilico. Pero esto no fue más que un juego de niños comparado con lo que vendría después, en diciembre de ese mismo año conseguiría el campeonato paulista derrotando al Corinthians, su gran rival, por 3-0 con una gran exhibición coral de todo el equipo, en la que destacó Raí, autor de todos los goles. Con esta victoria alcanzaron la fama en el ámbito brasileño, pero aun así seguían sin darle mucha importancia al trabajo de Tele Santana y sus dirigidos, entre los cuales estaban algunas grandes figuras mundiales del ayer, hoy y mañana de la época como Toninho Cerezo, Raí, Antonio Carlos o Cafú.

hqdefault

El reconocimiento llegaría un año después, en una calurosa mañana del mes de diciembre de 1992 en Tokio. Tras una excepcional Copa Libertadores en la que se alza con el titulo venciendo al Newell´s Old Boys dirigido por Marcelo Bielsa en la final, tras una agónica tanda de penaltis en Morumbi, en la que Zetti se consagró, el conjunto brasileño disputó la Copa Intercontinental al Barcelona de Johan Cruyff, ganador de la Copa de Europa de Clubes de la UEFA, poco a poco y tras un inicio dubitativo del conjunto brasileño que aprovecharon el conjunto catalán por medio de Stoitchkov para ponerse en ventaja, se plasmaron en el campo los principios del “Mestre”. “Perdemos la pelota, nos cerramos, dificultando al adversario, mordiendo. Ganamos la pelota, esparcirse, rotar”, era realmente una delicia ver cómo aun con una menor posesión de pelota de la habitual, el conjunto brasileño cuando disponía del esférico jamás lo despreciaba sino que lo jugaba para obtener bellas combinaciones como por ejemplo la que le dio el empate a uno, obra de Raí, tras un hermoso enganche de Muller en el que dejó a Ferrer en el camino para poner en bandeja la igualdad al “10” paulista. Siendo superior el Sao Paulo, el partido fue de una belleza plástica digna de resaltar con combinaciones de altísima calidad por parte de los dos equipos, pero en el que el paso al 4-2-2-2 por parte de Tele Santana le dio una mejor protección ante los ataques de su oponente, Adilson y Pintado además de jugar cerraron con maestría el pasillo central al Barcelona, que sufría mucho cada vez que la pelota retrocedía con su 3-4-3 ante la calidad de los Raí, Muller o Toninho Cerezo. Este detalle a la postre fue decisivo para la suerte de la final, que caería del lado brasileño gracias a un precioso tanto de tiro libre obtenido por Raí, en el que convirtió a Zubizarreta en una estatua. Para coronar ese mágico 1992 el equipo del “Mestre” renovó sus laureles en el campeonato paulista venciendo en la final al Palmeiras.

Foto: taticofc.wordpress.com

Foto: taticofc.wordpress.com

Si 1992 fue el año de la llegada a la cima del Sao Paulo, 1993 fue el año de la consagración para el “club de la fe”, si bien en el ámbito local no consiguió grandes logros (3º en el Brasileirao y 4º en el Paulistao) en el ámbito internacional venció en todo lo que jugó, primero dando continuidad a su “jogo bonito” en la Recopa Sudamericana ganada al Cruzeiro y en la Copa Libertadores, donde venció dando una increíble lección de fútbol a la Universidad Católica de Chile con un 5-1 para el recuerdo en Morumbi, dejando también otras perlas como un 4-0 a Newell´s en octavos de final con el que le daba la vuelta al 2-0 adverso con el que llegó al partido de vuelta, para después ya sin Raí, vendido al PSG, ser un equipo más práctico como demostró en la final intercontinental que venció por 3-2 al Milán de Fabio Capello, cumpliendo de manera escrupulosa otro de sus principios, “Cuando el contrario domina el balón, recuperarlo es incumbencia de todos mis jugadores. Cuando es mi equipo quien tiene la pelota, la orden es atacar en masa, incluso con los defensas”, siendo un equipo más defensivo en aquella final, cuando tenían la posibilidad de desplegarse eran temibles y buscaban el gol sin descanso, como bien demostró Muller en el ultimo minuto de aquella final. Solo así se explica el gol que obtuvo casi sin querer, para darle la corona intercontinental a los suyos.

Foto: blogsoberanoarruda.blogspot.com

Foto: blogsoberanoarruda.blogspot.com

Al año siguiente, en 1994 estuvo muy cerca el conjunto “Tricolor” de conseguir su tercer titulo consecutivo de la Copa Libertadores, solo en la final la “V azulada” dirigida por Carlos Bianchi pudo impedirlo en una recordada tanda de penaltis, en la que Chilavert se agigantó doblemente, primero para acallar la bravata de Muller que aseveró que nunca iba a perder una final, aunque esta fuera la numero 13 que disputaba (las 12  anteriores las ganó todas), diciéndole que se olvidara de ganar puesto que el numero 13 da mala suerte para acto seguido decirle que le atajaría a Palinha su disparo, para después ganar la final junto a sus compañeros de manera exacta a como le dijo a Muller unos minutos antes. Tras esta final llegó el ocaso de este maravilloso equipo que construyo Tele Santana. De todas maneras antes de dejarnos, ese equipo ganó la Copa Conmebol, dejando en el camino un 6-1 a Peñarol que debe estar en la videoteca de todo futbolero.

Las comparaciones son odiosas, y todos tenemos nuestros gustos, pero es de justicia reconocer aquel gran equipo que fue el Sao Paulo de Tele Santana y tenerle en cuenta de equipos nominados al mejor equipo de la historia, puesto que además de ganar cumplía aquel viejo principio que aprendimos en la escuela sobre el talento: “Mientras más sepa un jugador con la pelota, más sabe de fútbol. Que yo sepa, aún hoy en día, cuando los niños eligen sus equipos en los barrios, los primeros en ser elegidos son los que más saben con la pelota”, que de mayores muchos olvidan en beneficio de otras cosas como el equilibrio, con la creencia errónea de que ganaran más de lo que perderán de esta manera.

También quería recordar con estas líneas al tristemente desaparecido Tele Santana, uno de los mejores entrenadores de la historia de este deporte y, cómo no, un revolucionario que enseñó muchas cosas a los aficionados, por todos aquellos ratos de buen fútbol que nos dio en su búsqueda de la perfección futbolística, que casi logró en Sao Paulo, y eso que se quedó muy cerca de ella en su periplo como seleccionador de la “canarinha”, que seguro que hoy allá donde esté, está entristecido con el triste presente del fútbol de su amado Brasil, en el que prácticamente todo el talento se ha extinguido en beneficio de otros asuntos, y que según su visión del fútbol y de la vida se llevó un justo castigo con aquel recordado 1-7 ante Alemania en el ultimo mundial.

Foto: taringa.net

Foto: taringa.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s